Responsabilidad Social Corporativa

Compartir:
—Llegado el momento de expandir sus instalaciones de producción, IWC Schaffhausen optó por tecnologías innovadoras que economizan recursos.

El compromiso con el medio ambiente de IWC

La sostenibilidad, el compromiso con el medio ambiente y la protección climática forman parte integral de la filosofía corporativa de IWC Schaffhausen. Durante años, la manufactura ha trabajado activamente para reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2). Los resultados son alentadores, y desde el verano de 2007, IWC cuenta con la certificación de neutralidad climática. El uso de tecnologías innovadoras de producción y de construcción, combinado con las energías alternativas, ha llevado a una reducción de aproximadamente 90 % en las emisiones de CO2. Además, IWC recompensa a los empleados que contribuyen activamente a la protección del medio ambiente en sus vidas privadas.
Todo comenzó hace ya varios años, con la búsqueda de una solución responsable de cara al medio ambiente, planteada por la expansión prevista de la capacidad de producción. Desde 2003, dos nuevos edificios han sido completados. A pesar de contar con 6 000 m2 de superficie adicional y del considerable aumento de la producción, el uso de tecnologías modernas y ecológicas ha permitido que el consumo de energía se mantenga constante. Actualmente, la manufactura cuenta con un paquete completo de medidas que se pueden aplicar para optimizar el equilibrio energético en sus instalaciones.

Las nuevas instalaciones cuentan con tecnología punta

Los dos nuevos edificios fueron diseñados específicamente para reducir la huella de CO2 de IWC. La superficie exterior es una construcción de alta tecnología que consiste en fachadas de vidrio dobles perfectamente aisladas, con un avanzado concepto de ventilación. Estudios realizados sugieren que, sin estas mejoras estructurales, IWC generaría cada año unas 750 toneladas métricas de CO2 dañino para el medio ambiente. Desde la culminación del segundo nuevo edificio a finales de 2008, el sistema tecnológico del edificio inteligente regula las condiciones en todas las instalaciones de la empresa. Desde entonces, la producción de CO2 es de menos de 20 toneladas métricas cada año, lo que representa una reducción de más del 90 %. El enfoque futuro de IWC, así como su voluntad de invertir en tecnologías respetuosas con el medio ambiente, se apoyan igualmente en su sistema de recuperación del calor: la manufactura utiliza el calor residual de las aguas del alcantarillado de Schaffhausen como fuente de energía. El corazón de este sistema es una combinación de bombas de enfriamiento y de calor que generan frío y calor de manera alterna o incluso simultánea. Un elemento de intercambio de 60 metros, integrado en el conducto de las aguas residuales, extrae el calor de estas para fines de calefacción, y conduce el calor residual de los procesos de producción y enfriamiento de los techos hacia el alcantarillado. La construcción de este sistema, que funciona todo el año y es el primero de su clase en Suiza, se realizó con ayudas de la Oficina Federal de Energía de Suiza. Un sistema adicional, que utiliza aguas freáticas, ofrece un método alternativo para calentar y enfriar los locales de la manufactura y sus instalaciones de producción. En IWC, la calefacción procede principalmente de bombas de calor ecológicas. Desde 2007, la electricidad que consume la empresa procede en su totalidad de la energía hidroeléctrica. Además, IWC ha instalado un sistema que recicla el agua de lluvia para su uso en los aseos.

—Un reflejo de la naturaleza: la fachada de vidrio de la extensión oriental, donde se encuentran las instalaciones de producción de relojes de IWC, funciona totalmente con energía renovable

IWC ha desarrollado una estrategia que promueve la conciencia ambiental de sus empleados y recompensa a aquellos que realizan esfuerzos individuales para reducir su propia huella CO2

Equilibrio CO2 neutral

IWC documenta y reduce sus emisiones de CO2, no solo en lo que respecta a su infraestructura, sino también a toda su cadena de valor añadido. La manufactura adopta medidas destinadas a reducir las emisiones de CO2 generadas por sus proveedores, instalaciones de producción, viajes de negocios y eventos. En la medida de lo posible, los viajes de negocios son reemplazados por videoconferencias, y los empleados tienen la obligación de archivar toda la documentación en formato electrónico. IWC realiza pagos voluntarios en compensación por las emisiones que no pueden ser eliminadas totalmente. Los fondos así generados se destinan a proyectos con potencial para beneficiar al medio ambiente en países emergentes y en desarrollo. Gracias a este compromiso, IWC es una empresa con certificación CO2 neutral desde 2007.
Además de estas extraordinarias medidas, la manufactura suiza se ha trazado metas mucho más ambiciosas. IWC ha desarrollado una estrategia que promueve la conciencia ambiental de sus empleados y recompensa a aquellos que realizan esfuerzos individuales para reducir su propia huella CO2. La empresa ofrece a sus empleados incentivos para el uso del transporte público, para la adquisición de coches con emisión reducida de CO2, y para el uso en sus propias viviendas de tecnologías que economizan energía. Los empleados pueden calcular sus emisiones individuales de CO2 en la intranet de IWC y compensar los excesos mediante pagos a proyectos relacionados con el clima. IWC aporta el doble de los pagos realizados por sus empleados al proyecto.
IWC es miembro del internacional Climate Group, una organización independiente sin ánimo de lucro que trabaja muy de cerca con los gobiernos y los líderes de negocios con el fin de generar estrategias y tecnologías inteligentes para reducir las emisiones globales y promover una revolución industrial limpia.
Orgullosos de proteger el medio ambiente.