Explore Más Artículos
IWC Da Vinci Perpetual Calendar Sketch
La eternidad en su muñeca

Durante sus años como relojero principal en IWC, Kurt Klaus interpretó el calendario gregoriano, con todas sus irregularidades, en un programa mecánico que funcionará a la perfección hasta 2499 sin necesidad de prácticamente ninguna corrección externa.

Ingenieur Constant-Force Tourbillon
La constante es fuerza

El mecanismo de fuerza constante de IWC garantiza el suministro de energía constante por parte del escape, y ofrece una precisión sin precedentes.

breguet_spring
Mayor precisión hasta en la vuelta final

En algunos calibres IWC, el aro del volante oscila de un lado a otro en una espiral Breguet. La vuelta final es minuciosamente moldeada a mano, y su rol es esencial para garantizar que el volante oscile con perfecta regularidad, aumentando así la precisión del reloj.

IWC Portugieser Annual Calendar
IWC Calendario Anual:
Para toda la eternidad

El nuevo IWC Calendario Anual, con su movimiento de la manufactura 52850, no solo colma la brecha entre el Portugieser con calendario perpetuo y su compañero con indicación de la fecha, sino que también reduce el problema del calendario a un único ajuste manual a realizar al terminar febrero. Eso es todo.

IWC Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde
Donde el tiempo vuela

Si preguntamos a los relojeros cuál es su complicación favorita, responderán sin lugar a dudas que se trata del tourbillon. Pero es también una de las complicaciones más exigentes.

Unruhreif_Spirale.jpg
Volante de fuerza

Los relojes mecánicos continúan indicando la hora correcta aún cuando la tensión del muelle disminuye. Esto es posible gracias a un mecanismo que ha sido mejorado gradualmente a lo largo de 300 años: el escape.

IWC 52000 Calibre Movement
La nueva familia
de calibres 52000
patentados de IWC

Los nuevos movimientos, desarrollados y producidos internamente, presentarán numerosas mejoras técnicas.

IWC_Perfectionists
Los perfeccionistas en su elemento

La creación de cada nuevo movimiento de IWC Schaffhausen implica la participación de unos 20 especialistas de distintos departamentos que a veces deben trabajar juntos intensamente durante varios años. Con ayuda de tecnología informática de vanguardia, los ingenieros de diseño generan soluciones cuya elegancia es simplemente imponente.

Experiencias

LABORATORIO DE PRUEBAS

Texto — Boris Schneider Fotos — David Willen Fecha2014-04-23T17:38:19

Compartir:
—En el módulo de prueba del pulsador de la corona, clavijas neumáticas presionan la corona 20 000 veces (10 000 veces para iniciar y 10 000 veces para reiniciar) con el fin de estimular 10 000 ciclos de cronometraje.

Es comprensible que al visitar los dominios de Dominic Forster tenga la impresión de encontrarse en el laboratorio de un científico loco. Aquí, en un caos organizado de cables, dispositivos de prueba y equipos de medición, Forster y su equipo someten a cada uno de los nuevos relojes de IWC Schaffhausen a las más arduas pruebas. Una amplia gama de pruebas ha sido diseñada para, por ejemplo, determinar si la humedad puede penetrar la caja, ya que esto podría producir corrosión y reducir la precisión del reloj.

Las pruebas y las revisiones han sido siempre la pasión de Forster. Como ingeniero de materiales, solía inspeccionar turbinas de gas en busca de daños materiales. Actualmente, como jefe del laboratorio en IWC Schaffhausen, su trabajo consiste en manejar objetos considerablemente más pequeños. «La dificultad consiste en diseñar pruebas capaces de simular cualquier cosa que pueda ocurrir a un reloj en la vida real», explica. Desde la fase de desarrollo, los encargados de las pruebas deben tener en cuenta la mayor cantidad de circunstancias posibles, con el fin de garantizar que posteriormente los relojes funcionarán incluso bajo las condiciones más adversas, sin que la mecánica de precisión sufra daños. Dependiendo del diseño y del tipo de presión física, los problemas pueden ocurrir en diferentes momentos.

Es por esto que los relojes pasan una semana en la cámara climática a una temperatura de 70 ºC y 90 % de humedad, y son sometidos a pruebas de ciclos de temperatura en las que son calentados varias veces hasta 70 grados y luego sumergidos en agua fría a una temperatura de apenas 10 grados. El uso del reloj durante varios años es simulado colocándolo en una caja de plástico giratoria, donde es sacudido de un lado a otro unas 134 000 veces en un periodo de 3 días. En otros experimentos, los relojes son sometidos a presiones momentáneas de hasta cien veces su propio peso, como puede ocurrir cuando quien lo luce juega al tenis o hace ciclismo de montaña. Después de cada experimento, se mide la precisión y la amplitud del reloj con una máquina de cronometraje, y se verifica la hermeticidad de la caja.

—Las cajas, equipadas con sensores de humedad, son expuestas a una solución de sal y cloro a una temperatura de 37º durante dos semanas.

Las exigencias para los relojes de buceo son especialmente arduas. Es por ello que cada modelo de la familia Aquatimer debe completar el equivalente a 16.000 buceos antes de salir del laboratorio. Para lograrlo, una cámara de presión informatizada genera diversos niveles de alta presión a intervalos regulares. Adicionalmente, las cajas son sumergidas en una solución de sal y cloro durante dos semanas a una temperatura de 37 ºC, mientras los sensores dentro del reloj registran hasta el más mínimo rastro de humedad. Otras pruebas se llevan a cabo en la cámara de presión para determinar si la corona puede ser manipulada a 15 bar sin permitir la entrada de agua a la caja. El bisel giratorio que permite ajustar el tiempo de buceo es girado 16 000 veces en ambos sentidos bajo el agua.

Los equipos para pruebas estándar rara vez cumplen con las exigencias de Forster y su equipo, de modo que se ven obligados a desarrollar y fabricar ellos mismos manualmente muchos de los dispositivos —que a veces evocan instrumentos medievales de tortura—. Esta labor requiere mucho tiempo. El módulo de prueba del pulsador de la corona, donde clavijas neumáticas presionan la corona 20 000 veces, es un ejemplo típico. Otro dispositivo que llama la atención es la máquina de pruebas de tracción-torsión: el reloj es suspendido entre dos tubos de plástico para simular el uso en la muñeca. Además, la correa debe resistir a 24 000 movimientos de contorsión y tirones, algunos con la adición de una solución salina en un tejido para simular el sudor.

—La correa de un reloj debe suportar un tirón de una fuerza de 200 newton durante un minuto. En otra prueba, es sometida a tirones hasta ocasionar su ruptura.

DISEÑAMOS PRUEBAS CAPACES DE SIMULAR CUALQUIER COSA
QUE PUEDA OCURRIR A UN RELOJ EN LA VIDA REAL.

—Dominic Forster

—El bisel giratorio que permite ajustar el tiempo de buceo es girado 16.000 veces en ambos sentidos bajo el agua.

Una vez completadas las pruebas para un nuevo modelo, la caja y el movimiento son desmontados para examinar minuciosamente todas las piezas individuales y verificar la más mínima alteración. Para facilitar esta tarea, el equipo cuenta con un microscopio electrónico de barrido que permite observar la estructura de la superficie con una precisión a nano-escala. «Al sacar las conclusiones correctas de nuestros experimentos, podemos mejorar los procesos durante el montaje y aumentar la robustez del diseño», explica Forster.

Además, el departamento de pruebas cumple con otro propósito, completamente diferente: nadie en el mundo conoce los relojes IWC tan bien como los experimentados especialistas del laboratorio, por lo que con frecuencia hacen de detectives, especialmente cuando se trata de identificar una imitación muy lograda.

Explore Más Artículos
IWC Da Vinci Perpetual Calendar Sketch
La eternidad en su muñeca

Durante sus años como relojero principal en IWC, Kurt Klaus interpretó el calendario gregoriano, con todas sus irregularidades, en un programa mecánico que funcionará a la perfección hasta 2499 sin necesidad de prácticamente ninguna corrección externa.

Ingenieur Constant-Force Tourbillon
La constante es fuerza

El mecanismo de fuerza constante de IWC garantiza el suministro de energía constante por parte del escape, y ofrece una precisión sin precedentes.

breguet_spring
Mayor precisión hasta en la vuelta final

En algunos calibres IWC, el aro del volante oscila de un lado a otro en una espiral Breguet. La vuelta final es minuciosamente moldeada a mano, y su rol es esencial para garantizar que el volante oscile con perfecta regularidad, aumentando así la precisión del reloj.

IWC Portugieser Annual Calendar
IWC Calendario Anual:
Para toda la eternidad

El nuevo IWC Calendario Anual, con su movimiento de la manufactura 52850, no solo colma la brecha entre el Portugieser con calendario perpetuo y su compañero con indicación de la fecha, sino que también reduce el problema del calendario a un único ajuste manual a realizar al terminar febrero. Eso es todo.

IWC Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde
Donde el tiempo vuela

Si preguntamos a los relojeros cuál es su complicación favorita, responderán sin lugar a dudas que se trata del tourbillon. Pero es también una de las complicaciones más exigentes.

Unruhreif_Spirale.jpg
Volante de fuerza

Los relojes mecánicos continúan indicando la hora correcta aún cuando la tensión del muelle disminuye. Esto es posible gracias a un mecanismo que ha sido mejorado gradualmente a lo largo de 300 años: el escape.

IWC 52000 Calibre Movement
La nueva familia
de calibres 52000
patentados de IWC

Los nuevos movimientos, desarrollados y producidos internamente, presentarán numerosas mejoras técnicas.

IWC_Perfectionists
Los perfeccionistas en su elemento

La creación de cada nuevo movimiento de IWC Schaffhausen implica la participación de unos 20 especialistas de distintos departamentos que a veces deben trabajar juntos intensamente durante varios años. Con ayuda de tecnología informática de vanguardia, los ingenieros de diseño generan soluciones cuya elegancia es simplemente imponente.