Hermeticidad

Detalles técnicos de la hermeticidad.

Compartir:

La hermeticidad de los relojes IWC se indica en bar y no en metros. Aunque la industria relojera suele indicar la hermeticidad en metros, esta medida no puede equipararse con la profundidad de inmersión debido a los procedimientos de prueba que se aplican con frecuencia. En otras palabras: un reloj IWC con indicación de hermeticidad 1 bar está protegido contra las salpicaduras de agua. Con una hermeticidad 3 bar, el reloj puede ser lucido al nadar o esquiar, y con 6 bar, no tendrá ningún problema con los deportes acuáticos o el buceo de superficie. Los relojes de buceo con indicación de hermeticidad 12 o 20 bar son instrumentos profesionales de medición diseñados para el submarinismo. Relojes de buceo especiales, con hermeticidad 100 bar, o 200 bar en el caso del Aquatimer Automático 2000, son apropiados incluso para el buceo de profundidad. Los usos recomendados de los relojes IWC se establecen según su nivel de hermeticidad y en base a datos empíricos.

Tenga en cuenta que las fluctuaciones de temperatura y las influencias externas causadas por factores como solventes, cosméticos, polvo, choques, golpes o movimientos bruscos, pueden afectar la hermeticidad de manera fundamental. En consecuencia, antes de emprender actividades que podrían dañar su reloj (deportes en equipo, clavados, etc.), le aconsejamos que lo guarde en un lugar seguro. Tenga en cuenta también que no todas las correas y brazaletes son apropiados para su uso en el agua debido a los materiales utilizados en su fabricación. Además, a excepción de los relojes de buceo, las partes móviles del reloj (corona, pulsadores, etc.) no deben ser manipuladas bajo el agua. Antes de utilizar el reloj en el agua, o bajo el agua, debe también asegurarse de que todas las partes móviles estén en posición de parada.

Cabe destacar además que la hermeticidad de un reloj no es una característica permanente. Las juntas y los sistemas de sellado en particular están sujetos al desgaste y al envejecimiento natural. Le recomendamos leer detenidamente las instrucciones de uso para cuidar su reloj IWC. Después de ser usado en el agua o bajo ella, el reloj debe ser enjuagado con agua fresca, limpia y tibia, limpiado y secado. La hermeticidad debe ser verificada de manera regular, y al menos una vez al año por un Agente Oficial Autorizado de IWC.

Las instrucciones de uso correspondientes contienen información más detallada.