Fondation Antoine de Saint-Exupéry

Compartir:
A legend in his own lifetime: Antoine de Saint-Exupéry, pilot, writer, humanist
—Una leyenda de su tiempo: Antoine de Saint-Exupéry, aviador, escritor y humanista

Como socio de la Fondation Antoine de Saint-Exupéry, IWC Schaffhausen participa activamente en la mejora de las condiciones de vida de los niños y jóvenes que viven en los ambientes más desfavorecidos del planeta. Fundada en 2008 por los descendientes de Saint-Exupéry, esta institución benéfica trabaja para conservar los valores humanistas del piloto y escritor francés. IWC contribuye a la financiación de los proyectos sociales de la fundación mediante la subasta de piezas únicas.

Antoine de Saint-Exupéry y su fundación

Antoine de Saint-Exupéry nació el 29 de junio de 1900 en Lyon, donde ya desde muy pequeño empezó a soñar con volar. Trabajó para empresas de correo y transporte aéreo en África y Sudamérica, además de embarcarse en espectaculares intentos de batir récords, algo que estuvo a punto de costarle la vida en varias ocasiones. La literatura fue su segunda gran pasión, y llegó a ser un autor de renombre internacional en vida. El Principito, un cuento que ha sido traducido a más de 298 idiomas, es su creación literaria más famosa. Saint-Exupéry desapareció sin dejar rastro mientras realizaba un vuelo de reconocimiento el 31 de julio de 1944. De hecho, los restos de su P-38 Lightning no fueron hallados en las profundidades del Mediterráneo hasta el año 2000.

Los descendientes de este pionero de la aviación crearon la Fondation Antoine de Saint-Exupéry en 2008 para preservar su legado espiritual. Esta fundación lucha contra el analfabetismo mediante la gestión de escuelas y proyectos educativos dirigidos específicamente a los niños y jóvenes más desfavorecidos.

Saint-Exupéry was a pilot who embraced flying as a personal challenge
—Antoine de Saint-Exupéry formó parte de una generación de aviadores que entendía la aviación como un reto personal

Una colaboración basada en nuestros valores comunes

IWC Schaffhausen colabora estrechamente con la familia de Antoine de Saint-Exupéry desde 2005, además de tener un sólido compromiso con la Fondation Antoine de Saint-Exupéry. Esta cercanía se debe a los múltiples puntos en común entre ambas entidades: el apoyo a los niños y adolescentes que se enfrentan a circunstancias difíciles es uno de los pilares del compromiso social de IWC. Los dos socios creen firmemente que el conocimiento y la educación son factores clave a la hora de ofrecer a los jóvenes perspectivas de futuro, además de ayudarles a convertirse en ciudadanos responsables.

Los valores nos unen y por ello compartimos lo que hemos heredado de Saint-Exupéry: sus logros como aviador se remontan unos 80 años en el tiempo, la época en la que IWC presentó su Reloj de Aviador Especial, el primero de una larga serie que se ha perpetuado en la historia. Los Relojes de Aviador —con el característico diseño de su esfera y maravillas técnicas como la jaula de hierro dulce que protege el movimiento de los campos magnéticos— siguen formando parte integral de la colección de la manufactura de relojes de Schaffhausen.

Ediciones limitadas especiales de los Relojes de Aviador

La cooperación con la fundación también se refleja en la propia familia de Relojes de Aviador, ya que las ediciones especiales en honor a Antoine de Saint-Exupéry son una constante de la manufactura desde 2006. En 2014, por ejemplo, IWC presentó tres versiones distintas de su Reloj de Aviador Cronógrafo Edición “The Last Flight”. Este modelo en particular, disponible exclusivamente como edición limitada, presentaba una esfera de color sepia y se trataba del primer reloj de IWC que contó con una caja de cerámica de nitruro de silicio sumamente robusta.

El cuento de El Principito también ha sido un tema recurrente en las ediciones limitadas de la manufactura desde 2013. Estos modelos son los únicos Relojes de Aviador de IWC que cuentan con una esfera azul oscuro. El Reloj de Aviador Doble Cronógrafo Edición “Le Petit Prince” también dispone de un indicador en el que se ilumina en dorado una estrella distinta cada día en representación de los diferentes días de la semana. Las estrellas simbolizan los siete planetas que visita el principito en su odisea por el universo.

Subastas en favor de proyectos sociales

En estrecha colaboración con la casa de subastas Sotheby’s, IWC ha donado ya varias de sus piezas más exclusivas a favor de la Fondation Antoine de Saint-Exupéry. Los beneficios obtenidos se destinan a la financiación de diversas escuelas y proyectos educativos.

En 2013, por ejemplo, un modelo del Gran Reloj de Aviador Calendario Perpetuo Edición “Le Petit Prince” alcanzó la nada desdeñable suma de 173.000 francos suizos. La fundación destinó el dinero a la edificación de dos escuelas en Camboya, con sus correspondientes bibliotecas, además de financiar bibliotecas móviles que se encargan de visitar periódicamente las aldeas más alejadas de los grandes núcleos de población.

En 2014, los beneficios de otra subasta permitieron crear una biblioteca en un hospital infantil de Brasil —con todos sus libros, ordenadores y libros electrónicos—, de cuya inauguración se encargó la embajadora de IWC Adriana Lima.

En 2015, los fondos se destinaron al Centro de Formación Hostelera de Mae Sot, al noroeste de Tailandia. Esta institución educativa se centra en enseñar un oficio a los jóvenes karen, una etnia del Sudeste Asiático con problemas de integración respecto al resto de la sociedad.

Descubra más acerca del legado de Antoine de Saint-Exupéry:
www.antoinedesaintexupery.com(www.antoinedesaintexupery.com):http://www.antoinedesaintexupery.com
www.fasej.org(www.fasej.org):http://www.fasej.org
www.lepetitprince.com(www.lepetitprince.com):http://www.lepetitprince.com