Aprovisionamiento Responsable en IWC

Compartir:

Como parte de nuestro compromiso, el impacto social y ambiental de los recursos que compramos y utilizamos en la producción de nuestros relojes suele estar fuera de nuestro control. Por ello, es importante que el aprovisionamiento de nuestras materias (incluyendo oro y piel) sea responsable, y que animemos a nuestros proveedores a asumir una conducta responsable que respete nuestro Código de Conducta Medioambiental para Proveedores.

Estos Códigos de Conducta se centran en nuestros proveedores y necesidades de gestión ambiental, y constituyen las directrices de todas nuestras relaciones de negocios. La relación entre la empresa y sus socios de negocios (proveedores, subcontratistas y socios estratégicos) se basa en prácticas comerciales justas, honestas y mutuamente beneficiosas que contribuyen a garantizar productos y servicios de alta calidad.

Nuestras prioridades en lo que respecta al uso de materias primas son:

  • Materiales preciosos: buscamos mejorar el aprovisionamiento responsable de piedras y metales preciosos;
  • Piel: utilizamos exclusivamente pieles que cumplen rigurosamente la reglamentación local;
  • Códigos de conducta: promover una conducta responsable siempre que sea posible.

MATERIALES PRECIOSOS

Todos los materiales preciosos utilizados por IWC Schaffhausen deben cumplir con las exigencias de la reglamentación local. Además, IWC Schaffhausen aplica las mejores prácticas para que la compra y el uso de materiales preciosos sea lo más sostenible posible.

Responsible Jewellery Council Certification

IWC Schaffhausen se convirtió en miembro certificado del Responsible Jewellery Council (RJC) con el fin de reforzar su compromiso con el aprovisionamiento responsable de piedras y metales preciosos. El RJC es una organización internacional sin ánimo de lucro que reúne a miembros de las industrias relojeras y joyeras mundiales. Los miembros acreditados del RJC se comprometen a establecer directrices que rijan las prácticas éticas, sociales y ambientales a lo largo de sus cadenas de valor y a garantizar la protección de los derechos humanos. El objetivo principal de la certificación RJC consiste en garantizar que las empresas no adquieran ni utilicen recursos procedentes de zonas en conflicto (diamantes, oro y otros metales preciosos).

IWC exige a sus proveedores que garanticen el respeto de los derechos humanos y el derecho laboral, y que participen en la protección del medio ambiente. Continuamos trabajando muy de cerca con nuestros proveedores y refinerías para realizar todas las mejoras posibles en la cadena de aprovisionamiento.

PIEL

IWC Schaffhausen utiliza exclusivamente pieles que cumplen rigurosamente la reglamentación local, incluyendo CITES. IWC Schaffhausen no utiliza pieles de especies silvestres vivientes en peligro.

CITES (la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, por sus siglas en inglés) es un acuerdo internacional de protección de animales y plantas silvestres y amenazados. El cumplimiento de las normas CITES es garantizado por las autoridades nacionales, incluyendo el servicio de aduanas.

IWC solicita a sus proveedores de pieles que presenten garantías con respecto a la procedencia de estas de fuentes responsables y verificadas que no conllevan la transformación de ecosistemas sensibles en tierras de pastoreo o agrícolas para la producción de alimentos.

CÓDIGOS DE CONDUCTA

IWC Schaffhausen integra la responsabilidad social y ambiental en sus actividades comerciales siempre que sea posible y donde sea posible. Por ello, requerimos que todos nuestros proveedores firmen el Código de Conducta de Proveedores (CdCdP). Este requisito concierne a todas las categorías, desde materiales directos hasta materiales indirectos y servicios. Además de este reglamento, IWC utiliza una herramienta de rastreo con el fin garantizar un informe de conformidad con el Código de Conducta de Proveedores para toda la empresa y la posibilidad de realizar análisis de riesgos RSC de manera regular, y programar auditorías basadas en estas estimaciones de riesgos. El Código de Conducta de Proveedores (CdCdP) se centra en nuestros proveedores y necesidades de gestión ambiental, y constituye la directriz que rige todas nuestras relaciones de negocios.