Restauración

Compartir:
Restoration - Hero Image

Duración de la restauración y garantía

El proceso de restauración de un reloj antiguo es muy similar al servicio completo, aunque naturalmente tendrá una duración mayor, especialmente si es necesario fabricar piezas específicas. Todo proceso de restauración implica un minucioso estudio del reloj en cuestión, así como una investigación histórica y un plan de acción específico que suele requerir varios días o incluso semanas.

La duración del proceso de restauración depende del modelo del reloj y de su condición, así como de la disponibilidad de las piezas de recambio, y puede extenderse varios meses. Tal como lo explica la garantía de servicio, IWC Schaffhausen confiere una garantía de 24 meses que cubre todos los servicios realizados, así como las piezas reemplazadas como parte del proceso de restauración.

Por favor tenga en cuenta que los estándares de precisión y hermeticidad de los relojes modernos de IWC no siempre pueden ser garantizados en el caso de modelos viejos y antiguos. Sin embargo, muchos relojes históricos de Schaffhausen pueden presumir de una precisión ejemplar, una desviación de apenas algunos segundos diarios es poco frecuente.

Alcance del servicio

Los logros del equipo de especialistas de IWC Schaffhausen durante el proceso de restauración de relojes viejos y antiguos son casi milagrosos. En muchos casos logran infundir nueva vida a relojes históricos que parecían ser irrecuperables. Nuestros especialistas siempre se esfuerzan al máximo para preservar o restaurar las propiedades originales del reloj en la medida de lo posible. Con este fin, tienen la posibilidad de consultar los registros de la empresa, en los que se guarda la información relativa a todos los relojes producidos a lo largo de nuestra historia.

En el depósito de piezas de recambio, millones de componentes, algunos de ellos minúsculos, están organizados cuidadosamente y son mantenidos en condiciones óptimas. Estos abarcan todos los modelos actuales e incluso los calibres Jones, fabricados en los primeros años de IWC. Esto significa que la empresa tiene la posibilidad de ofrecer piezas de recambio originales por muchos, muchos años. En general, las piezas faltantes se pueden fabricar según las necesidades.

Cada proceso de restauración concluye con una rigurosa verificación de las funciones del reloj y de sus prestaciones, según las especificaciones originales. Dependiendo del modelo, la etapa final es un control de calidad, proceso que verifica, entre otras cosas, la precisión del reloj y la reserva de marcha durante un periodo de varios días.

Las restauraciones de relojes viejos y antiguos son casi milagrosas