header.skiplinktext header.skiplinkmenu
Cambiar ubicación
  • Buscar ubicación

    País seleccionado

    Resultados

    Todas las ubicaciones

    Boutique en línea

    • ANDORRA / €
    • AUSTRALIA / a$
    • AUSTRIA / €
    • BELGIUM / €
    • Brazil / R$
    • CANADA / CAD
    • CHINA / CN¥
    • CROATIA / €
    • CYPRUS  / €
    • CZECH REPUBLIC / €
    • DENMARK / kr
    • ESTONIA / €
    • FINLAND / €
    • FRANCE / €
    • GERMANY / €
    • GREECE / €
    • HONG KONG SAR, CHINA / hk$
    • HUNGARY / €
    • ICELAND / KR
    • IRELAND / €
    • ITALY / €
    • JAPAN / ¥
    • KOREA / KRW
    • LATVIA / €
    • LITHUANIA / €
    • LUXEMBURG / €
    • MACAU SAR, CHINA / MOP
    • MALAYSIA / MYR
    • MEXICO / Mex$
    • NETHERLANDS / €
    • NORWAY / NOK
    • POLAND / €
    • PORTUGAL / €
    • REST OF THE WORLD
    • ROMANIA / €
    • RUSSIA  / ₽
    • SINGAPORE / SGD
    • SLOVAKIA / €
    • SLOVENIA / €
    • SPAIN / €
    • SWEDEN / SEK
    • SWITZERLAND / CHF
    • TAIWAN, CHINA / NT$
    • THAILAND / THB
    • TURKEY / TRY
    • UAE / AED
    • UNITED KINGDOM / £
    • UKRAINE  / UAH
    • USA / $

    iwc-ppc-language-
    Shopping Bag
    CONEXIÓN A IWC

    Pruebas que nadie puede preparar

    Nuestros relojes se someten a una serie de pruebas para garantizar que cumplen con los altos estándares de IWC. Michael Friedberg nos lleva entre bastidores al laboratorio de pruebas para conocer a las personas y los procesos que ayudan a que nuestros relojes duren toda la vida.

    Se agitan, empujan, tiran y dejan caer. Se calientan, se golpean y se sumergen. Lo que le sucede a un reloj de IWC en uno de los edificios junto al Rin es suficiente para romper el corazón de un amante de los relojes. Algo dentro de lo normal, siempre y cuando no le suceda lo mismo a su reloj.

     

    El laboratorio de IWC es el lugar donde nuestros relojes se someten a pruebas exhaustivas para comprobar la resistencia a circunstancias normales y extraordinarias. Este proceso se llama «homologación». Con un interior que recuerda más a una clase que el equivalente en relojería de una mazmorra medieval, la simplicidad del edificio del Laboratorio de IWC desmiente su importancia.

    Equipo de pruebas de botones y corona
    — Equipo de pruebas de botones y corona
    Dominic Forster, jefe del laboratorio de IWC (centro)
    — Dominic Forster, jefe del laboratorio de IWC (centro)

    Supervivencia del más apto

    Al entrar en el laboratorio, verá varios tipos de máquinas de prueba, algunas de las cuales se parecen a artículos de ferias científicas. Por ejemplo, una de ellas prueba el desgaste de los rotores automáticos, a veces hasta durante 3000 horas en condiciones de prueba aceleradas. Otros dispositivos realizan pruebas de choque, destinadas a simular siete años de vida. Como la luz, el calor, el choque y el movimiento no se consideran suficientes, otra máquina somete los componentes a fuerzas magnéticas de hasta 600 000 A/m.

     

    Cada nuevo modelo de reloj se prueba hasta el límite. Si puede sobrevivir a las amenazas planeadas por los expertos para pruebas de IWC, debería dar un buen resultado en el mundo real. Todas las pruebas de homologación se realizan «en bruto», exponiendo y desmontando movimientos completos y luego verificando las diferentes partes, tras haber sido llevadas al límite, para detectar corrosión, desgaste, aceitado y precisión en la medición del tiempo.


    Cada nuevo modelo de reloj se prueba hasta el límite. Si puede sobrevivir a las amenazas planeadas por los expertos para pruebas de IWC, debería dar un buen resultado en el mundo real

    El laboratorio IWC desarrolla e implementa protocolos de prueba para los casos y movimientos de la compañía a un nivel que es realmente único dentro de la industria. Dominic Forster, jefe del Laboratorio de IWC, ha construido su propio laboratorio de experimentos científicos. Para documentar los resultados de las pruebas, se utiliza una cámara de alta velocidad junto con varios microscopios, además de una caja de luz digital.

     

    El presupuesto para la prueba de maquinaria puede ser elevado: la cámara en sí cuesta más de 100 000 CHF. Forster y su personal deben construir otras máquinas ya que no existen metodologías en la industria para probar la amplia gama de pruebas necesarias. Sin embargo, todas las pruebas verifican que todo ocurre dentro de los estándares especificados. En la medida en que estén disponibles los estándares de la industria, se siguen las normativas ISO, DIN o NIHS; en caso de que no estén disponibles, IWC desarrolla sus propios estándares o trabaja dentro de las pautas de Richemont, su empresa matriz.

    Sobrepasar los límites

    La mayoría de las compañías de relojes revisan sus cajas para comprobar la hermeticidad. Pero solo unos pocos, o puede que ninguno, comprueban las partes individuales de la caja más allá de la medición del tiempo. Sin embargo, IWC verifica de forma repetida las tolerancias con un uso simulado. Incluso hay una máquina compleja que activa los pulsadores en los cronógrafos, 10 000 veces para el pulsador de reinicio y 20 000 veces para el pulsador de inicio/parada. Si los pulsadores pueden soportar ese exceso, podrán sobrevivir en la muñeca del coleccionista de relojes más exigente. Incluso los tornillos para las coronas están sujetos a pruebas.

     

    Entre las máquinas más interesantes se encuentra un péndulo, que recuerda un poco a una de las historias homónimas de Edgar Allan Poe. Simula la caída en un suelo de madera de un reloj a un metro de altura. Los relojes deportivos como los Aviador, Aquatimer e Ingenieur se prueban con hasta 100 000 impactos que simulan actividades deportivas como jugar al tenis, al golf o practicar descenso. Los relojes tan sofisticados como los tourbillons se desmontan después de la prueba para analizar los daños.

    Un IWC Portugieser Automático en pruebas
    — Un IWC Portugieser Automático en pruebas
    Medir el índice de precisión, la amplitud y el error de marcha
    — Medir el índice de precisión, la amplitud y el error de marcha

    Producir un reloj no es simplemente diseñar y hacer un movimiento, y luego colocarlo en un estuche. Una empresa como IWC, que se esfuerza por alcanzar los estándares de calidad más altos posibles, confía en personas como Forster y su laboratorio de pruebas altamente mecanizado. La maquinaria, las pruebas y los estándares marcados, en realidad, el propio laboratorio, podrían liderar la industria.

     

    Este laboratorio especial no es visible para el público, pero tranquiliza saber que cada reloj ha sido probado exhaustivamente bajo controles estrictos y por ingenieros de gran talento. Un reloj de IWC no solo se ha probado, sino que ha sido cocinado, hervido y golpeado. Aunque no lo parezca, es una buena noticia.

    Durante más de tres décadas, Michael Friedberg ha coleccionado relojes, especialmente los de IWC. Desde 2001 hasta 2015 fue el moderador del Foro para Coleccionistas de IWC y ha escrito extensamente sobre la historia y las características técnicas de IWC.


    Explorar nuestros relojes

    Explore más artículos