Calendario perpetuo

Calendario perpetuo

A principios de los años 80, el relojero principal de IWC, Kurt Klaus, emprendió un viaje de ingeniería para traducir el calendario gregoriano, con todas sus múltiples irregularidades, en un programa mecánico para un reloj de pulsera. Su ingenioso calendario perpetuo, que debutó en el Da Vinci Calendario Perpetuo en 1985, incluye solo 80 piezas e indica la fecha, el día, el mes, el año en cuatro cifras y las fases de la Luna. Este programa mecánico inteligente reconoce automáticamente la duración de los distintos meses e incluso cuenta los años bisiestos añadiendo cada cuatro años un día a finales de febrero. La indicación de las fases de la Luna es tan precisa que se desviará solo un día de la fase real de la Luna tras 577,5 años. Todas las indicaciones están sincronizadas perfectamente y se ajustan girando la corona. Algunos modelos cuentan con una corredera de siglos adicional, por lo que el reloj mostrará la fecha correcta hasta 2499. El calendario solo necesitará una pequeño ajuste cuando haya cambio de siglo y no sea año bisiesto, este es el caso de los años 2100, 2200 y 2300. Algunas versiones de la función de calendario cuentan con doble indicación de las fases de la Luna, por lo que muestran las fases lunares tanto en el hemisferio norte como en el hemisferio sur.