DESCUBRA EL NUEVO EMBALAJE DE IWC SCHAFFHAUSEN

 

 

Los relojes mecánicos de IWC son una obra maestra de artesanía. Es recomendable guardarlos con cuidado en un lugar seguro cuando no se llevan puestos. Ahora en IWC hay disponibles tres cajas diferentes para relojes. Gracias a los materiales de alta calidad y al acabado extremadamente duradero, las fundas que se encuentran en el interior también son perfectas como accesorios de viaje. El nuevo embalaje utiliza un 30 % menos de materiales y un 90 % menos de plástico que antes. Las fundas para relojes son reutilizables, lo que contribuye aún más a reducir la cantidad de residuos.

 

Funda de piel

 

Las medidas de la funda para relojes son de 8,8 x 8,8 x 8,0 cm y es de auténtica piel de becerro. Su práctico tamaño la convierte en la compañera de viaje perfecta. La funda está protegida por una caja de cartón exterior que además contiene toda la documentación. El cojín del reloj cuenta con un cajón oculto que puede contener, por ejemplo, herramientas para el reloj o gemelos.

 

La funda de piel para relojes también se vende como accesorio en las boutiques IWC.

Caja de piel

Las medidas de la caja son de 22,5 x 22,5 x 13,5 cm y es de auténtica piel de becerro. La caja puede contener hasta cuatro fundas para relojes. Por lo tanto, también es perfecta para coleccionistas, a quienes les encanta almacenar varios relojes en el mismo lugar.
 
La caja de piel para relojes también se vende como accesorio en las boutiques IWC
 
 
 

Caja de madera

 

Esta caja especialmente valiosa y noble mide 22,5 x 22,5 x 13,5 cm y es de madera con un elegante acabado lacado efecto piano. Esta caja también puede contener hasta cuatro fundas para relojes y, por lo tanto, es perfecta para coleccionistas.