IWC LANZA UNA NUEVA LÍNEA DE CRONÓGRAFOS PORTUGIESER CON MOVIMIENTO DE MANUFACTURA

El Portugieser Cronógrafo es uno de los modelos más icónicos de IWC Schaffhausen. Con su compacto diámetro de 41 milímetros, se adapta a prácticamente cualquier muñeca. Sin embargo, el reloj aparenta ser notablemente más grande por el efecto de su fino bisel. La esfera sencilla y funcional presenta números arábigos aplicados y esbeltas agujas lanceoladas. El característico realce, que presenta una escala de cuartos de segundo, no solo permite una lectura precisa del tiempo cronometrado, sino que también evoca los orígenes del Portugieser como instrumento de precisión náutico para la muñeca.

 

Ahora, en el interior del elegante y deportivo cronógrafo se encuentra el calibre 69355 de la manufactura IWC. El robusto y preciso movimiento cronógrafo, con un clásico diseño de rueda de pilares, es visible a través de un fondo de caja de cristal de zafiro.

 

 

— Portugieser Cronógrafo (ref. IW371610)

FAMILIA DE CALIBRES 69000

Los movimientos de la familia de calibres 69000 equipan todos los relojes IWC que requieren un movimiento cronógrafo preciso, robusto y de alto rendimiento. El cronógrafo cuenta con un clásico diseño de rueda de pilares que obtiene la energía necesaria de un sistema de cuerda con trinquetes bidireccional similar al mecanismo Pellaton. Los movimientos de esta familia de calibres cuentan con una frecuencia de 4 Hertz (28 000 semioscilaciones por hora) y una reserva de marcha de 46 horas.