HERMETICIDAD

watchfinder.imgAltTxt HERMETICIDAD

Los datos de la hermeticidad al agua en los relojes IWC se expresan en bar y no en metros. Los datos en metros que frecuentemente se indican en la industria relojera como dato de la hermeticidad al agua, no pueden equipararse con la profundidad de inmersión en una operación de buceo, tal como demuestran frecuentemente los procesos de ensayo utilizados. A título de orientación: un reloj IWC con una indicación de hermeticidad de 1 bar soporta las salpicaduras de agua. Con 3 bar es posible bañarse o esquiar tranquilamente con el reloj puesto, con 6 bar también se pueden practicar deportes acuáticos o el esnórquel. Los relojes de buceo con una indicación de 12 a 20 bar son aparatos de medición profesionales para el buceo autónomo con aparatos. Los relojes de buceo especiales con 100 bar o, como el Aquatimer Automático 2000, con 200 bar están indi cados incluso para el buceo en profundidad. Sobre este fundamento, a base de valores experimentales y según sea el grado de hermeticidad, para los relojes IWC resultan las recomendaciones de utilización especificadas en el gráfico.

 

Fundamentalmente, hay que tener en cuenta que los cambios de temperatura y las influencias del exterior, como por ejemplo las debidas a disolventes y cosméticos, polvo o choques, golpes o movimientos bruscos, pueden tener influencia sobre la hermeticidad del reloj. Antes de la práctica de actividades tales como deportes de equipo, saltos de trampolín y similares, es recomendable dejar el reloj en un lugar seguro. Tenga presente también que debido a los materiales empleados en su fabricación, no todos los brazaletes son aptos para la utilización en o bajo el agua. Por lo demás y exceptuando los relojes de buceo, no deberá manipularse bajo el agua ninguna de las partes móviles del reloj (corona, pulsadores, etc.). Antes de cada uso del reloj en y bajo el agua, se deberá comprobar que todas las partes móviles se encuentren en sus posiciones de reposo.

 

Por lo demás, hay que tener en cuenta que la hermeticidad de un reloj no es básicamente una propiedad de carácter permanente. En especial las juntas y los sistemas de hermeticidad están expuestos al desgaste y al proceso natural de envejecimiento. Para el cuidado de los relojes IWC, le rogamos lea detenidamente las instrucciones de manejo. Después de todo uso en y bajo el agua, deberá enjuagar su reloj con agua dulce limpia e tibia, limpiarlo y secarlo. La hermeticidad deberá ser comprobada regularmente, pero como mínimo una vez al año, por un concesionario autorizado por IWC.

 

Usted encontrará indicaciones detalladas para el cuidado de su reloj en las instrucciones de manejo correspondientes.